jueves, 24 de octubre de 2013

Cómo llevar ortodoncia y no morir en el intento: segunda entrega

Hace ya más de un año y medio que publiqué un primer post sobre la ortodoncia. En ese momento acababan de ponérmela, y tan solo en la parte superior, por lo que desde entonces mis dientes han experimentado grandes cambios. A día de hoy llevo ortodoncia tanto arriba como abajo, y mis dientes están perfectos.
Si en aquel momento me sentía con bastante experiencia para sugeriros algunos truquitos, ahora me creo con derecho a daros consejos, basados siempre en mi evolución.




  • Paciencia: es la base para lucir una dentadura perfecta. La ortodoncia es una trabajo de fuerzas mediante arcos y gomas, por lo que hay que ser pacientes. Aunque notes movimientos sustanciales en los dientes, y creas que ya están en su sitio, hay que asentarlos bien.
  • Dolor: va a doler, y en ocasiones bastante, pero tan solo cuando aprietan las gomas. En mi caso han sido mucho más dolorosos e incómodos cortes y llagas que el propio movimiento de dientes.
  • Limpieza: hay que ser constante, y cepillar los dientes no tan solo después de cada comida, sino también tras un bocata de merienda o una tostada como almuerzo. Ya no por estética, sino porque si no se elimina bien la suciedad, se acumula en los brackets y puede llegar a inflamar las encías. Oral-B tiene una gama de cepillos eléctricos perfectos para dejar los dientes relucientes.
  • Cuestión de gomas: no todas las ortodoncias necesitan gomas. La función de éstas es mover los dientes para que la mordida sea la adecuada. Sin duda alguna es la fase a la que más me está costando adaptarme. Son bastante incómodas, y en mi caso han llegado a cortarme la encía porque están tan tensas que la cera no funciona con ellas. Pero con paciencia y un poco de maña al ponerla, se soluciona.
  • Labios: se secan mucho, sobretodo en invierno o por la noche. Esto ya es cuestión de constancia en la hidratación, así que cacaos a todas horas. Lo que mejor me va es Nuxe cada noche, y por el día cacaos con color. Si son reparadores mucho mejor.
  • Alimentación: muchos pacientes con ortodoncia se arriesgan comiendo cosas duras, con la consecuente rotura de brackets. A día de hoy yo he conseguido mantener intactos los míos a base de recurrir a lo más blandito: sandwich, alimentos tiernos, evitar los frutos secos, chocolate, ... y sí, nada más me los quiten, voy directa a por el paquete de pipas.
  • Tipos de brackets: metálicos o de zafiro. Éstos últimos son un poco más caros, pero son prácticamente invisibles y muchísimo más limpios. Si tenéis la oportunidad, decantaos por brackets transparentes. 
  • Neceser básico: lleva siempre en el bolso o en la mochila un neceser con carmex o cualquier cacao reparador, pasta y cepillo (Wisp de Colgate va genial), cera, las gomas de la ortodoncia y cepillos interdentales.
Aunque es un proceso largo y duro, no me arrepiento nada de haber optado por ponerme ortodoncia. Era algo que tenía pendiente desde hace años, y puedo asegurar que a partir de ahora saldré en las fotos con una sonrisa perfecta.
Gracias por estar ahí.

4 comentarios:

beliluna dijo...

Hola Raquel, es un gran sacrificio pero vale la pena, me alegro que ya te quede menos. Un beso guapa.

eLi dijo...

Si el sacrificio vale mucho la pena besos guapa

maria lópez iglesias dijo...

que recuerdos, yo la traje dos años, dos años sin comer un bocadillo, dos años con aftas continuas cada vez que me apretaban, gomas por un tubo, y luego dormir con el otro, pero merece la pena
claro que esto se lo digo a mi pobre amiga, y ya lleva cuatro años con la ortodoncia, está bffffff

Lucía_lamiradadeluci dijo...

Unos consejos geniales. Me alegra mucho que te vaya bien con tu ortodoncia. Mucho ánimo.
Un besote de  Lamiradadeluci

Publicar un comentario